Subscribe to our RSS Feeds
Hello, this is a sample text to show how you can display a short information about you and or your blog. You can use this space to display text or image introduction or to display 468 x 60 ads and to maximize your earnings.

El Dia

0 Comments »

El día que el tiempo se detuvo para ti (parte II)



Inevitablemente empezé a contar el tiempo que El estuvo fuera del alcance de mis sentidos, ciega, muda y sobre todo muy excitada, notaba como mi corazón palpitaba seguido desbocado del corazon de mi sexo ya inflamado y empapado por su manejo de mi ser. En ningun momento soñaba que llegara a tener plena conciencia de que estaba siendo dominada, El era tan sutil a veces, tan escurridizo que para cuando me daba cuenta mi respiración ya se escapaba de forma contenida y mi corazón iba a mil. Y allí estaba, desnuda, tendida sobre mis rodillas con los brazos estirados, notando como mi sexo se entreabria y ardía con un deseo fatal de sentir Sus manos, Sus labios y Su adorado miembro. 

Un leve sonido me hizo tensarme, pero al instante el roce de mi mano a lo largo de mi espalda me estremeció y descontroló mis musculos en espasmos de placer por aquella inesperada caricia. Sentí como tomó mi pelo con una de sus manos y tirando hacia atrás enderezó mi espalda haciendome abrir los labios en un gemido de placer. Estando mi cuerpo levemente inclinado hacia atrás con mis pechos ofrecidos y mis piernas separadas con mi sexo dispuesto para él me sentía vulnerable y tremendamente puta, cosa que me hacía sonreir para mis adentros, porque siempre me prometió que sacaría mi vicio y en efecto era irresistible que no deseara otra cosa que complacerle, satisfacerle y comportarme como la zorra de las zorras si era necesario para que se sintiera plenamente satisfecho. 

Su mano acarició mis pechos y los pellizco sin miramientos, estirando mis pezones y endureciendolos más si es que aquello era posible. Lamio mi cuello y lo mordió hasta el punto de que yo misma tuve que morderme los labios para no dejar escapar un quejido mezcla de placer y dolor. De nuevo esa sutileza, me llevaba a una frontera donde no sabía como debía reaccionar, me confundía y me hacía sentir totalmente expuesta. Su mano acarició mi cuerpo desde las rodillas, subiendo por los muslos apenas rozando mi sexo para dejarme temblorosa, subiendo por mi vientre y rozando mis pechos ahora con suavidad y dulzura. Senti la firmeza de sus manos presionando mi cuello, haciendome alzar el rostro al cielo como si rezara de rodillas, con mis labios entreabiertos, diciendo en silencio que mi boca era suya y de ella sin palabras surgía mi adoración. Sentí su aliento sobre mis labios cosquilleandolos, los lamió suavemente y timidamente saqué la punta de la lengua para buscar un roce sutil con la suya tan juguetona y tan fiera como una serpiente allá donde se posaba. Derramo su saliva desde arriba, se derramó por mis labios y mis mejillas y yo enseguida lamí buscandola con deseo. Me hacía perder la nocion de cualquier pensamiento, me obligaba a centrarme en lo unico que había en ese momento y lugar, tan solo El. 

La sorpresa llegó para mi cuando sentí como acomodaba en mi cuello lo que sentí con un vuelco en el corazón como un collar y su inseparable cadena, y con un tiron sin darme siquiera tiempo para asimilar aquel enorme gesto de posesion, me hizo andar a cuatro patas ciega y desorientada por las emociones que hasta me hacían sentir mareada. A pesar de que no veía, me dejé guiar por El hasta la cama donde me subio en sus brazos tiernamente. Esa es otra característica de él que aun hoy me hace sentir como una niña, puede tratarme como su juguete pero luego me sorprende con una ternura ilimitada con gestos tan sencillos como ese. El desató la cadena y me dejó solo con el collar, sobre mis cuatro patas, su mano empujó mi cabeza contra la almohada y la sentí fria y suave en contraste con el calor de mis mejillas de seguro rojas como manzanas lustrosas. 

Entonces comenzó su parte prefrerida, sin preambulos ni miramientos me azotó una vez, lo hizo con firmeza y fuerza y mi cuerpo tembló, dejé escapar un gemido siguiendo la inercia del golpe hasta quedarme quieta de nuevo y siguió, Su mano comenzó a calentar la piel de mi culo cada vez más rápido y fuertemente, aquello me excitaba tremendamente, hacía que mis piernas temblaran y apenas me sostuvieran mis manos y que mi sexo se empapara y cuando ya empezaba a notar que la picazon era incomoda aun me mordí los labios para demostrarle mi aguante y mi deseo de que aquello no acabaría hasta que el no quisiera. Y sin esperarlo subitamente terminó dejandome una sensación de alivio y tristeza a la vez.

Me quedé quieta, echandole mi respiración a la almohada la otra testigo de las emociones que escapaban en mi aliento. Entonces sentí como sus dedos entraron de golpe en mi empujando mi cuerpo hacia delante. Comenzó a follarme con firmeza, empujando sus dedos lo más dentro que podía de mi ser, como si en sus garras estuviera dilataba hacia abajo y al mismo tiempo acariciaba esa zona tan sensible que me enloquecía, yo ya no podía contenerme y rogué para poder gemir. Con su aceptación la habitación se llenó de mi gozo en largos gemidos, todo el control se derrumbó como un presa y solo podía gemir y aferrarme a las sabanas. El orgasmo se acercaba como un tren a toda maquina sin maquinista, ni frenos, ni parada, le avisé que iba a descarrilar de tanto placer y como siempre hacía salió de mi y me dejó al borde del abismo, balanceandome hipnotizada, temblorosa y apunto de precipitarme sin permiso a un orgasmo seguro. Pero me contuve... me contuve y entonces me amordazó, lo hizo con un pañuelo de tela, yo lo mordí y el ni siquiera lo anudó, sino que lo tomó entre sus manos y de un empujon me hundió su glorioso miembro hasta el fondo de mi alma a la vez que tirando de los extremos arqueó mi espalda y me cabalgó como una puta yegua, sin darme tregua, sin darme ni un solo centimetro de separacion donde nuestros sexos empapado el mio y endurecido el de el confluian. 

Aquello era el summun, la gloria el orgasmo solo se había rezagado y escondido mientras el jugaba con mi cuerpo, había vuelto a la carga y amenazaba con estallar con cada embestida, aprovechando aquella posición al maximo para apretar las paredes de mi vagina y ese punto hinchado y sensible que estimulaba con su dureza. Mi saliva mojaba el pañuelo y la cama en los largos gemidos que dejaba escapar, mis nudillos blancos y mi cuerpo acelerado y tembloroso se amoldaba a El en cada choque de nuestros cuerpos, y soltando el pañuelo en un ultimo instante cuando la fatalidad era casi absoluta, tendió su cuerpo sobre el mio y gimió a mi oido -Correte puta... correte y llename de tu vicio... 

Y como su palabra era voluntad, todo mi cuerpo, todo mi ser y toda mi alma trabajaron a una para estallar, y la fuerza de aquel orgasmo fue gloria en mi cuerpo, mis piernas fallaron y el me sujetó, salió de mi cuando  yo solo deseaba sentirlo y solo pude sentir como su abundante leche mojaba mi culo y y mi espalda mientras la vida se me iba en un orgasmo que no terminaba por culpa de sus dedos sobre mi clitoris, mojando el colchon con mis fluidos desatados como si la tempestad se hubiera desatado. Y cuando ya solo quedaba una lluvia que se apagaba lentamente dejó reposar mi cuerpo sobre su pecho abrazandome, rodeandome con sus brazos fuertes en una presa que ni podía ni quería eludir. Completamente suya, dominada y exhausta.
01.10

0 Responses to "El Dia"

Poskan Komentar