Subscribe to our RSS Feeds
Hello, this is a sample text to show how you can display a short information about you and or your blog. You can use this space to display text or image introduction or to display 468 x 60 ads and to maximize your earnings.

mascarada 1

0 Comments »

Mascarada 1

En medio de aquel gentío, mezcladas las risas y la música, aguardaba paciente a que llegara el hombre que la sacara a bailar. Había recibido muchas invitaciones e insinuaciones aquella noche, pero casi todas estaban vacías y exentas de esa chispa que buscaba. Entonces llegó un hombre trás una mascara dorada veneciana. Se apoyó indolente al lado de aquella mujer, saboreando su copa de vino mientras sus ojos se paseaban por la pista de baile en actitud contemplativa. Su presencia se hacía notar, silenciosa, turbadora, la mujer empezaba a sentir curiosidad y hasta molestia por el silencioso enmascarado, y justo cuando iba a recriminarle su proximidad invasiva, al girarse y encararlo se encontró con una sonrisa y una mirada clavadas en su rostro. Sus palabras murieron en sus labios y en lugar de la firme replica salió un balbuceo. El hombre tomó una copa de una bandeja que paseaba un camarero y se la tendió -¿Vino? Le ayudará a soltar la lengua-sonrió con una expresión divertida en sus carnosos labios.

Caminaban por las calles de Florencia, el cálido aliento del verano mezclado con el vino hacía que ella andara de una forma insegura y vacilante, eso unido a su torpeza natural le hizo dar algun traspiés, sin embargo el brazo fuerte de aquel extraño y fascinante hombre estaba ahí para sujetarla, y su mirada... Siempre esa mirada de seguridad y superioridad, tambien la aguantaba, tenía algo que la hacía estremecerse con un cosquilleo rebelde e inevitable, que nacía en los dedos de sus pies y lograba extenderse por su cuerpo hasta sus mejillas en un constante calor irradiado. Claro que también podían ser las copas de vino que había puesto en su mano mientras descansaban trás las varias piezas que habían compartido juntos. Aquel hombre del que ni siquiera conocía su nombre la invitó a subir a su coche de forma galante y ella asintió de buena gana pues se le antojaba imposible rechazar su educada invitación.

Mientras Florencia se desdibujaba quedando atrás, las manos de su acompañante se debatían entre el volante y sus muslos. Gemidos quedos se escapaban de sus labios mientras entreabria sus piernas y le dejaba hacer, notando como su sexo comenzaba a palpitar y estremecerse de la excitación. Sus miradas se encontraban en breves intervalos en el retrovisor, mientras el tiempo pasaba de forma desordenada, la sensación de embriaguez y placer mezclándose lo hacía todo un éxtasis al que la mujer se agarraba deseando que no terminara, como se agarraba igualmente a su mano, guiándola sobre sus muslos para que llegara a su sexo. Cuando los gemidos empezaban a crecer en intensidad llenando el coche, la sonrisa de aquel hombre se acentuó y el coche fue perdiendo velocidad. Su mano se apartó de las piernas de ella y un gemido de frustración se escapó de sus labios -No...-su voz se apago y su suplica quedó desoída, su nuevo amante y torturador se había bajado del coche y rodeándolo, abrió la puerta del copiloto tendiéndole la mano para sacarla del coche con suma facilidad, tomándola de la cintura para decirle al oído en un grave y sensual susurro -Ya hemos llegado... bienvenida a tu nuevo hogar-la mujer se derritió casi literalmente sujetándose a el temblorosa de deseo y mareada. La había llevado a donde había querido y ahora estaba completamente indefensa.
00.52

0 Responses to "mascarada 1"

Poskan Komentar