Subscribe to our RSS Feeds
Hello, this is a sample text to show how you can display a short information about you and or your blog. You can use this space to display text or image introduction or to display 468 x 60 ads and to maximize your earnings.

mascarada

0 Comments »

Mascarada 2

Sus manos son irresistibles, me llevan como quieren, hacen de mi una perra jadeante y deseosa de más. Sus dedos recorren mi cuerpo reconociendo cada rincon, cada lugar oculto, estimulandolo con destreza, aumentando mi necesidad y mi deseo humedo y palpitante. ¿Como he llegado aqui? Ni siquiera lo recuerdo... pero la verdad es que no me importa, tan solo quiero abandonarme al placer que me da, necesito que me lleve a la cumbre de esta ansiedad, sentirme caer en picado en un orgasmo tras otro, sin que esta noche termino... ¡Te lo ruego... hazme tuya!

Giulio sonrió y tomandola del cuello alzó su boca roja entreabierta y busco su mirada tras sus parpados caidos por el deseo y la indefensión. Era un hombre serio, firme y de pocas palabras, sin embargo era capaz de darle justo lo que necesitaba como si fuera capaz de leer sus pensamientos. Leinar se dejaba hacer temblorosa y excitada. El miedo inicial de saberse cautiva de un hombre en mitad de ningún lugar no era rival para su coñito humedo y palpitante deseoso de sentir las caricias de aquel Amo Dominate impasible y caprichoso.

20 eternos minutos desde que la atara a aquella silla la tuvo ciega, muda, desubicada y sobre todo excitada, pues amordazada y de ojos vendados como la tenía fue incapaz de dejar de sentirse cachonda buscando con sus limitados movimiento el más leve roce de sus calidas manos.  Un gemido mezcla de placer y frustración se abrió paso por sus labios y como si respondiera a sus plegarias los labios de ambos se encontraron en un beso humedo profundo y apresurado.

Era un autentico experto en torturar sus sentidos, su piel erizada y recorrida por oleadas de excitación recibía cada caricia como si fuera un regalo divino. Sintió sus dedos acariciando su coño y se abandonó a gemir como una perra en celo olvidando por completo sus miedos y frustraciones, regalandole su sumisión de buena gana, amando cada gesto de aquel desconocido como si nunca hubiera amado antes.

Repentinamente y a merced de un tiempo absurdo y relativo pasó de estar inmovilizada a estar desatada, completamente sometida a su anhelo de sentir algo más, y su necesidad no fue desoida... La polla de su nuevo e inesperado Amo la llenó y ajenas a su voluntad como ayudandole, las piernas de ella se cerraron en torno a su fuerte cintura para hacer más profundas sus embestidas.

00.51

0 Responses to "mascarada"

Poskan Komentar